Missatge
  • Directiva de Privacitat Europea

    Aquesta web utilitza cookies per a administrar, navegar i altres funcions. Si vols seguir utilitzant la nostra web, has d'acceptar aquest tipus de dades al teu equip.

    Veure els Documents de la Directiva de Privacitat

    Tu has denegat les cookies. Sempre es poden acceptar.

'A 47 dies de les eleccions municipals', de Ramon Mariscal

  • Imprimeix

En una carrera de 100 metros lisos se necesita muy buena preparación física, sobre todo para el supuesto competidor que quiere la victoria. Siempre hay un segundo y un tercero a la hora de recibir el máximo galardón, la medalla de oro al ganador y las dos medallas una de plata y la otra de bronce. Siempre hay estos tres premios. En política con los partidos participantes casi viene a ser lo mismo. Siempre hay uno que se postula en las elecciones como el ganador y para el resto de participantes no hay “medalla de plata” ni tampoco de “bronce”.

Hasta ahora en este país con una especie de democracia descafeinada, generalmente, siempre o casi siempre triunfaba la mayoría absoluta, lo cual dejaba al resto de los partidos al margen del “ganador” y así poder a su antojo una política acomodada no a la ciudadanía, sino más bien al partido que ganaba las elecciones, tanto a nivel municipal, como autonómico o nacional.

La situación competitiva por las elecciones ha dado un giro. Han emergido nuevos partidos y estos han servido de “amenaza” a los clásicos de siempre, de los que es evidente una corrupción desenfrenada y vergonzosa poniendo a este país en evidencia ante los demás países con una clase de democracia más arraigada y no tan indisciplinada como la de España y el resto de las comunidades autonómicas que componen este país.

La carrera por las elecciones municipales es comparada a la de 100 metros lisos, muy fugaz, y para ello se necesita gente muy preparada para llegar a la victoria.

Algunos partidos que hasta ahora siempre habían tenido la mayoría absoluta para gobernar, afortunadamente, ya no la van a tener ante esos partidos que gracias a la crisis en este país han surgido, con lo cual, utilizan sus “trucos” para poder conseguir su objetivo, el de gobernar. Y ¿Cuáles son esos trucos? Pues enarbolar  a bombo y platillo la gestión que han protagonizado durante los cuatro años de su “reinado”.

Otros a nivel nacional como el PP, han comenzado a abrir las arcas de la “generosidad” dando lo que anteriormente había robado al pueblo y así como objetivo hacer creer a la ciudadanía que la culpa la tuvieron otros. Desgraciadamente aún quedan sectores de personas que los siguen votando, poniendo plena fe en la gestión que realizarán en el futuro, como ejemplo las últimas elecciones producidas en Andalucía.

Pero estas argucias son espada de doble filo. El ciudadano ha dejado de ser aquel borrego que cada cuatro años iba a votar y era como cordero al matadero. El ciudadano sabe y es consciente de esos trucos. Austeridad para los que han elegido al que va a gobernar  mientras, los que gobiernan, creen que tienen pleno derecho a hacer lo que se les antoje sin contar en absoluto con lo que piensan y creen los que los han puesto en ese lugar.

Se ha acabado gobernar por mayoría absoluta y eso es una muy buena señal para dar paso a la pluralidad política. Lo que sí espera el ciudadano es que los que ahora relevan a esos que no lo hicieron bien, que estos nuevos emergentes pongan conciencia y empeño en que lo hagan mejor, que realmente promulguen un cambio, no sirvan solamente como un recambio, pues ello significaría más de lo mismo.

Todo depende de la conciencia política que tengan los votantes, para tener una buena conciencia en ese sentido, es obvio que contrasten información y que se aperciban de la persona o personas a las que va a votar.

La carrera ya se ha iniciado, tan solo faltan 47 días para unas elecciones municipales a nivel nacional. Los partidos que nacieron después de la muerte del  dictador Franco, algunos disfrazados de demócratas; (ahora es cuando han quedado al descubierto) lo que han ido haciendo es un papel mediocre.

No hay duda que esos principios de democracia en el país fueron muy intensos y que España vivió una muy buena etapa económica y social, sin embargo asomándonos al pico del año 1995, el país inicio de mano de los políticos la decadencia en este país hasta ahora, gracias a la crisis que se creó de mano de los que tienen poder  de la banca se han podido destapar las cloacas de la corrupción esparcida por el reino de España y ello ha servido para realizar un verdadero análisis de los partidos que se iniciaron hace más de 30 años.

En esta carrera entran nuevos competidores que de momento nadie sabemos cómo ejercerán su papel en la política y entra aquella frase común en algunos votantes: “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Pero, hay otro refrán que dice que quién no arriesga nunca gana. Por lo tanto nos encontramos ante una disyuntiva y lo que de verás debe ganar es el sentido común de cada unos de los que queremos que cambien las cosas en nuestro municipio, autonomía o país.

Ramon Mariscal Parella